Kuné, Perros de Ayuda Social es una entidad sin ánimo de lucro dedicada a mejorar la calidad de vida de personas con dificultad física, intelectual, emocional y/o sensorial y de sus familiares a través de los perros de ayuda social.
El perro de ayuda social no solo mejora la vida de la persona usuaria, si no también la vida de sus familiares. Al igual que incide directamente en su entorno, facilitando el desarrollo de actividades de la vida diaria y brindando apoyo tanto físico como psicológico.

Datos de la iniciativa

Nombre completo de la práctica inclusiva

Perros de asistencia para personas con discapacidad

Nombre de la persona física o jurídica que la realiza

KUNÉ, Perros de Ayuda Social

Categoria a la que se presenta

Resumen de los méritos de la iniciativa

Kuné, Perros de Ayuda Social es una entidad sin ánimo de lucro dedicada a mejorar la calidad de vida de personas con dificultad física, intelectual, emocional y/o sensorial y de sus familiares a través de los perros de ayuda social.

El perro de ayuda social no solo mejora la vida de la persona usuaria, si no también la vida de sus familiares. Al igual que incide directamente en su entorno, facilitando el desarrollo de actividades de la vida diaria y brindando apoyo tanto físico como psicológico.

Desde 2019 se han entregado un total de 11 perros de asistencia de los cuales: nueve han sido perros de asistencia para menores con TEA, dos perros de servicio para personas con movilidad reducida y se han entrenado perros propios de personas con discapacidad a tres personas para que puedan apoyar en la mejora y mantenimiento de la calidad de vida así como disminuir las barreras existentes. Los beneficiarios totales han sido 29 personas, que disfrutarán del apoyo por 10 años aproximadamente.

Descripcion de la iniciativa

Tizón, Guateque, Truco y Puchero son algunos de nuestros perros de asistencia entregados desde el inicio de Kuné. Un total de 11 familias (29 personas) han cambiado sus vidas haciéndolas más accesibles.

Los perros de asistencia crecen en familias educadoras que de forma voluntaria enseñan lo bonita que es la vida, al año de vida inician su entrenamiento básico y al cabo de los meses inician el aprendizaje de las habilidades específicas que desarrollará junto a su usuario.

Una vez entregado el perro de asistencia se realizan seguimientos de por vida, por lo que el beneficio es a largo plazo y no de forma puntual.

Kuné es una asociación sin ánimo de lucro, nuestra misión es:

* Fomentar la autonomía personal biopsicosocial, la independencia y la inclusión de personas con dificultad física, intelectual, emocional y/o sensorial y de sus familiares a través de los perros de ayuda social.
* Fomentar la integración social de personas con discapacidad a través de los perros de ayuda social.
* Promover el desarrollo de estudios e investigación científica sobre materias relacionadas con los fines de la Asociación.

Todo ello lo realizamos fomentando el libre acceso a los recursos es por ello que nuestra línea de trabajo va encaminada a la búsqueda de recursos económicos para costear el entrenamiento de los animales, reducción de costes de su mantenimiento a través de colaboraciones con empresas y organización de recaudación de fondos a través de redacción de proyectos, presentación de subvenciones y ayudas.

Por otro lado, no todo el mundo conoce la figura del perro de asistencia para personas con discapacidad, es por ello que a través de esta candidatura nos gustaría poder difundir nuestro trabajo y poder llegar a un mayor número de personas y potenciales beneficiarios.

Sabemos que un perro de asistencia puede marcar la diferencia en el desarrollo de un menor con discapacidad y multiplicar las posibilidades de accesibilidad y vida independiente de las personas con discapacidad.

Por último, Kuné es un equipo que trabaja unido con un objetivo común, con profesionales especializados en la atención a usuarios y el entrenamiento de los perros de asistencia con unos estándares de calidad exigentes.

Impacto social de la iniciativa

Los beneficios que han aportado los perros de asistencia para menores con TEA son:
A nivel físico:
Reducción del riesgo de conductas de fuga, reducción de conductas estereotipadas.
Ayuda a trabajar la integración sensorial: proporciona al menor un input sensorial adecuado en los sistemas propioceptivos, vestibular y táctil, facilitando su interacción con el entorno y diferentes situaciones sociales de forma progresiva.
Mejora el ritmo y cadencia de la deambulación del menor; durante los paseos el perro proporciona un ritmo que le permite caminar con una marcha continua y adecuada.
Ayudan en problemas de los patrones de sueño y mejora el descanso.

A nivel psicológico-emocional:

Aumento de la atención y concentración
Aumento del contacto visual
Mejora en el desarrollo de habilidades de juego
Aumento del aprendizaje
Aumento de la comunicación tanto verbal como no verbal.
Aumento de la comprensión y el seguimiento de las instrucciones
Mejora de la comprensión de las normas de seguridad vial

A nivel emocional:

Disminución del estrés y la ansiedad
Reducción del riesgo de conductas de fuga
Reducción de las conductas disruptivas

A nivel social
Aumento de las interacciones y habilidades sociales
Ayuda en la tolerancia en los tiempos de espera y aumenta la tolerancia a la frustración.
Facilita la comunicación al ser concreta y monocanal.

Los beneficios que han aportado los perros de servicio a las personas con movilidad reducida son:

A nivel físico:

Mayor independencia en las actividades de la vida diaria básicas
Vestido y desvestido
Portar diferentes objetos (teléfono, sistemas de seguridad, llaves, mando, cartera)
Transferencias
Mayor independencia en las actividades de la vida diaria instrumentales
Tender y recoger la ropa
Abrir y cerrar puertas/cajones
Encendido y apagado de interruptores

A nivel psicológico-emocional:

Más confianza y seguridad
Aumento de la autoestima
Disminuye la ansiedad
Reducen el sentimiento de soledad
Desarrollo muy fuerte del vínculo usuario-perro de asistencia

A nivel social:

Incrementan las relaciones interpersonales
No juzgan
Aumentan la actividad social

Participación

29 personas se han beneficiado del programa de entrenamiento de perros de asistencia.

Marco temporal

Accesibilidad

Cada intervención se realiza de forma personalizada para poder adaptar las habilidades del perro de asistencia a las necesidades de la persona usuaria. Por ejemplo, no es lo mismo un perro de asistencia para una persona adulta que para un menor.

El trabajo en red se realiza sobre todo en conjunto con las entidades en las que nuestros usuarios realizan sus terapias, de esta forma el perro de asistencia es un apoyo más en el desarrollo de habilidades y complementan objetivos terapéuticos.

Transversalidad

Kuné es una entidad abierta en la que todas las personas tienen cabida, nuestro equipo está formado mayormente por mujeres de distintas edades. Para poder hacer frente a los costes económicos y que esto no suponga una barrera para las personas organizamos recaudaciones de fondos para hacer frente los gastos que conlleva la adquisición, entrenamiento y seguimientos del perro de asistencia.

Innovación

El entrenamiento de perros de asistencia permite introducir un apoyo que fomenta la inclusión de la persona usuaria en las actividades tanto básicas como instrumentales del día a día.

Genera autonomía e independencia gracias a las habilidades específicas entrenadas. Toda la metodología de Kuné es innovadora ya que con un recurso como un perro entrenado se pueden solventar grandes barreras para las personas con discapacidad.

Además es un beneficio duradero que no solo genera bienestar a corto plazo, si no que según el vínculo es más fuerte mejor se encuentra la persona usuaria y su entorno.


Se trata de un recurso hecho a medida con grandes beneficios.

Transferibilidad

Nuestra metodología se centra en la personalización de cada caso, trabajamos por y para las personas con discapacidad, cada persona es diferente y presenta unas necesidades distintas y es nuestro trabajo poder adaptar y facilitar su día a día para mejorar la calidad de vida.

En cuanto a la metodología de entrenamiento, la raza utilizada son los labradores, esta raza se adapta perfectamente a los distintos contextos, tiene un gran interés por las personas y le gusta agradar, además de tener un tamaño adecuado para ser perro de asistencia.

El entrenamiento se inicia al año y consta de dos fases: entrenamiento básico y avanzado, en el primero el animal aprende “obediencia básica”, es decir, todas aquellas habilidades que todo perro debe saber(no tirar de la correa, sentarse, tumbarse…) y el entrenamiento avanzado en el que se aprenden las habilidades específicas claves para poder ayudar y apoyar en las actividades del la vida diaria de su usuario como por ejemplo quitar los calcetines o parar antes de un paso de cebra.

Una vez superadas estas fases el perro es entregado a la familia, previa formación del usuario y su entorno. Además de tener seguimientos para poder seguir adaptando las habilidades a las nuevas realidades a las que una persona con discapacidad se puede enfrentar.

Evaluación

Al inicio del proceso se realiza una entrevista en la que se estudian las necesidades del usuario y la viabilidad de introducir un perro de asistencia en su núcleo familiar.

Tras la entrega del animal se hacen seguimientos de por vida para ir adaptándose a las necesidades de cada momento de la vida del usuario


Trayectoria

Más info

https://asociacionkune.com/
Imagen de la candidaturaImagen de la candidatura
Ir al contenido